Login

Register

Login

Register

loader image

El lugar que ocupamos en nuestra familia de origen, afecta todos los sistemas a los que pertenecemos.

O sea, si tú no ocupas el lugar que te corresponde como el hijo o la hija de tus padres, y asumes un lugar diferente al tuyo, como por ejemplo, ser papá de tus padres o pareja de tus padres, no vas a poder ocupar tu lugar en otras relaciones. Y esto no va a permitirte ser feliz.

En un sistema familiar ordenado, cuando cada quien ocupa su lugar, los padres le dan a sus hijos aquello que anteriormente tomaron de sus propios padres.

El lugar que ocupamos en nuestra familia de origen, afecta todos los sistemas a los que pertenecemos.

O sea, si tú no ocupas el lugar que te corresponde como el hijo o la hija de tus padres, y asumes un lugar diferente al tuyo, como por ejemplo, ser papá de tus padres o pareja de tus padres, no vas a poder ocupar tu lugar en otras relaciones. Y esto no va a permitirte ser feliz.

En un sistema familiar ordenado, cuando cada quien ocupa su lugar, los padres le dan a sus hijos aquello que anteriormente tomaron de sus propios padres.

“Mientras más energía de vida toman de sus padres, más energía tienen para sus hijos”.

En esta jerarquía ideal, tus padres toman primero de tus abuelos y tus abuelos tomaron la energía de vida de tus bisabuelos.

Así mismo, tú recibes la energía que fluye como una cascada del nivel más alto hacia el más bajo, pasándola a tus descendientes.

Pero esto rara vez se respeta en las dinámicas familiares; entonces, lo que es muy común es que los hijos estén en el mismo nivel jerárquico de sus padres.

¿Por qué los niños dejan su lugar y se ubican al nivel de los padres?

Lo que normalmente pasa es que nacen los niños y a partir de ese momento los miembros de la pareja; es decir, la mamá o el papá, centran toda su atención en sus hijos, dándoles todo el amor y toda la prioridad.

Entonces, los niños pasan a ser lo más importante para sus padres, y la relación de pareja queda en segundo lugar.

Lo que normalmente pasa es que nacen los niños y a partir de ese momento los miembros de la pareja; es decir, la mamá o el papá, centran toda su atención en sus hijos, dándoles todo el amor y toda la prioridad.

Entonces, los niños pasan a ser lo más importante para sus padres, y la relación de pareja queda en segundo lugar.

Cuando esto pasa, queda como un hueco en medio de la pareja y el niño o niña sin darse cuenta ocupa ese lugar vacío, que se convierte en un hoyo negro que lo va succionando, ubicándolo al nivel de sus padres.

Esto también sucede si existe algún tipo de conflicto o separación de la pareja.

“A estos niños les llamamos niños “pegamento” o hijos “glue”, porque son los que están pegando a la pareja”.

¿Qué pasa entonces?, normalmente hacen este enganche donde se forma un vínculo súper fuerte:

Las niñas forman la relación de pareja con el padre.

Los niños forman la relación de pareja con la madre.

A esas niñas les llamamos “hijitas de papá” y a estos niños les llamamos “hijitos de mamá”.

Usualmente cuando estos niños crecen se emparejan entre sí; una hijita de papá con un hijito de mamá. Y la polaridad cambia, estos pasan a ser hombres que muchas veces son muy infieles y/o tienen problemas para ganar dinero.

Y por otro lado, estas mujercitas son muy mandonas, muy controladoras y no están en su poder femenino sino, en el poder masculino.

Cuando los niños suben de jerarquía lo hacen por amor, pero es un tipo de amor que se conoce como amor ciego.

Los hijos empiezan a cargar a sus padres y por un lado se sienten bien por estar en una jerarquía mayor a la que les corresponde, pero por el otro lado se cargan con todos los temas que les corresponden a sus padres.

Te voy a mostrar una constelación familiar que te va a ayudar a ordenar la relación entre padres e hijos.

Constelación para ordenar la relación entre padres e hijos

Este ejercicio sirve para que los hijos le devuelvan a sus padres las cargas que han adquirido de ellos.

Los hijos no se pueden hacer cargo de las necesidades emocionales o energéticas de los padres.

En esta constelación los pacmans grandes representan a los padres y los pequeños son los hijos. Se colocan frente a frente, los padres arriba, en una jerarquía mayor y los hijos debajo.

Este ejercicio sirve para que los hijos le devuelvan a sus padres las cargas que han adquirido de ellos.

Los hijos no se pueden hacer cargo de las necesidades emocionales o energéticas de los padres.

En esta constelación los pacmans grandes representan a los padres y los pequeños son los hijos. Se colocan frente a frente, los padres arriba, en una jerarquía mayor y los hijos debajo.

Si eres padre o madre imagina que tienes a tus hijos de frente y les dices en voz alta lo siguiente.

Y si eres hijo o hija imaginas que tus padres te lo dicen a ti.

“Hijo tú eres el pequeño y tu lugar es el del pequeño solo eso”
“Hija tu lugar es la de la pequeña, solo eso”
“Nosotros somos los padres, somos los grandes”
“Nosotros te damos y te sostenemos como los grandes y
queremos que tú tomes como lo que eres, el pequeño/la pequeña”

Inhala y exhala

Ahora lo siguiente lo dicen los hijos a las madres. Si eres la madre imaginas que tu hijo o tu hija te lo dice a ti. Y si eres hijo o hija lo dices en voz alta imaginando que tu madre está frente a ti.

“Mamá tú eres la grande y yo soy solo la pequeña o el pequeño.
Por mucho tiempo he demostrado mi amor dándote lo que creí
que te faltaba, ahora me doy cuenta de que por más que lo
intente no puedo satisfacer tus necesidades, ya que solo soy la
pequeña/el pequeño. Así que renuncio a hacerlo. Tú eres mi
mamá y siempre vas a ser la grande. Ahora tomo mi lugar de
pequeño/pequeña de la hija o del hijo, y te doy el lugar de la
grande; de la madre”.

Inhala y exhala

Por último, esto lo dicen los hijos a los padres. Si eres el padre imaginas que tu hijo o tu hija te lo dice a ti. Y si eres hijo o hija lo dices en voz alta imaginando que tu padre está frente a ti.

“Papá tú eres el grande y yo soy solo la pequeña o el pequeño.
Por mucho tiempo he demostrado mi amor dándote lo que creí
que te faltaba, ahora me doy cuenta de que por más que lo
intente no puedo satisfacer tus necesidades, ya que solo soy la
pequeña/el pequeño. Así que renuncio a hacerlo. Tú eres mi papá
y siempre vas a ser el grande. Ahora tomo mi lugar de
pequeño/pequeña de la hija o del hijo, y te doy el lugar del
grande; del padre”.

Inhala y exhala

Soy Magui Block, psicoterapeuta con más de 25 años de trayectoria ayudando a las personas a transformarse con amor y ahora compartiendo mi método Magui Block® para lograrlo más fácilmente de lo que te puedas imaginar.

Abrir chat
Hola, ¡Bienvenid@ a transformar tu consciencia! ¿Tienes preguntas? Me gustaría ayudarte.