Login

Register

Login

Register

loader image

¿Te cuesta trabajo poner límites? Esto tiene que ver con lo que ha sido tu historia de vida.

Por eso es importante detectar el tamaño de tu problema, ¿qué tanto te cuesta trabajo poner límites?, ¿normalizas lo anormal?, ¿aceptas lo inaceptable?, ¿toleras lo intolerable?.

Si tu respuesta ha sido sí a todo o a casi todo, es muy probable que desde temprana edad has debido estar pendiente de las necesidades de los demás y no pendiente de lo que tú quieres. Por ende esta es la dinámica que has aprendido a seguir.

Por eso es importante detectar el tamaño de tu problema, ¿qué tanto te cuesta trabajo poner límites?, ¿normalizas lo anormal?, ¿aceptas lo inaceptable?, ¿toleras lo intolerable?.

Si tu respuesta ha sido sí a todo o a casi todo, es muy probable que desde temprana edad has debido estar pendiente de las necesidades de los demás y no pendiente de lo que tú quieres. Por ende esta es la dinámica que has aprendido a seguir.

Es importante que sepas cuáles son tus necesidades, ya que estas te muestran lo que está en tu esencia y en tu corazón.

Atiende tu “yo quiero”, para quitarte todas las máscaras y todo lo que no eres.

Pon límites, expresa tus opiniones con libertad y date cuenta de lo que los otros quieren, pero sin olvidarte de ti; haciendo lo que tú quieres.

Muchas veces poner límites no se siente tan sencillo y es necesario tomar acción para lograr que se cumplan, sino, te encontrarás repitiendo el mismo patrón una y otra vez en el que pones tus necesidades en segundo plano.

Si lo que deseas es lograr que otros puedan respetar tus términos, te voy a explicar 3 acciones que debes llevar a cabo para poner límites efectivos y así alcanzar lo que quieres.

¡Puedes poner límites, sentirte bien contigo y con los demás!

3 acciones para poner límites efectivos

1. La primera acción, es establecer el límite que quieres.

Por ejemplo, que tu pareja te diga frases cariñosas como mi amor, mi vida, cariño; o, quieres que tus hijos ordenen su cuarto; o quizás, deseas que tus clientes te paguen a tiempo.

Establece claramente cuáles son tus límites, te recomiendo que los escribas.

2. La segunda acción, es establecer la consecuencia.

¿Qué va a pasar si esa persona no cumple o traspasa tus límites?.

Por ejemplo, si tus hijos no ordenan su cuarto, si tu pareja no te habla cariñosamente o si tus clientes no te pagan a tiempo ¿qué es lo que quieres hacer?.

Es muy importante que la consecuencia dependa de ti y no de ellos, porque si depende de ellos pierdes el poder y no vas a lograr llevarlo a cabo.

Una consecuencia podría ser que si tus hijos no ordenan su cuarto, entonces tú no cocinas. Esto depende de ti, sé que suena drástico, pero puedes adaptarlo dependiendo de su edad. Si tus hijos son adolescentes, esta es una buena consecuencia.

Las consecuencias deben ser lógicas, en este caso si cada quien tiene tareas asignadas en casa para que todo funcione bien y ellos no cumplen con las que les corresponden, entonces tú no haces las tuyas y esta es una consecuencia bastante lógica.

No siempre deben doler, puedes hacer cosas divertidas.

3. La tercera acción es ser consistente.

Lo que significa hacer lo mismo cada vez. Esto es lo que te permitirá enviar un mensaje firme y sólido a las personas que te rodean y tus límites van a ser respetados.

Si tú a veces lo haces y a veces no, la gente no te va a creer más. Es muy importante que mandes mensajes claros para que la gente te responda bien.

En conclusión, establece la regla, establece la consecuencia y cúmplela consistentemente, de esta manera podrás dejar tus límites claros y serán respetados.

Recuerda que el último paso es indispensable para que esto funcione.

Soy Magui Block, psicoterapeuta con más de 25 años de trayectoria ayudando a las personas a transformarse con amor y ahora compartiendo mi método Magui Block® para lograrlo más fácilmente de lo que te puedas imaginar.

Abrir chat
Hola, ¡Bienvenid@ a transformar tu consciencia! ¿Tienes preguntas? Me gustaría ayudarte.